martes, 6 de septiembre de 2011

Crónicas de mi vida sin luz

Ya sabemos que es muy común, que cuando es verano y todo el mundo sale de vacaciones, siempre hay un despistado que se le olvida pagar la luz, y cuando regresa a casa se encuentra a oscuras.
Bueno, esta vez la despistada fui yo, pero bueno despistada ya sabemos que soy y que me paso de lanza siéndolo… pero que le vamos a hacer, no tengo luz.

Todo empezó el bello domingo que llegué a mi departamento, era de día así que no intente prender ninguna luz… ¡hasta que fui al baño!
El baño es un lugar oscuro y aterrador, sobre todo porque aún no limpiaba la casa. Como es clásico, no pensé que no hubiera luz, pensé que el foco se había fundido.

Pero después de intentar prender otros focos… imposible que todos se fundieran… junto con el refrigerador.

Algo muy triste de todo esto fue que descubrí con mucho horror, que mi refrigerador era aún más aterrador que el baño. Cuando me fui de vacaciones deje un queso, leche y unas verduras ahí adentro… confiando en que el refri los mantendría comestibles y saludables…

Cuando abrí esa puerta blanca, no pueden imaginarse todos aquellos demoniacos olores que no me atrevo a describir… y el horror de sacar todo lo que ya no servía y limpiar… me dan escalofríos de pensarlo…
A eso agreguémosle que odio desperdiciar comida.



El domingo paso rápido y bien, me puse a limpiar (no solo el refri, limpie toda la casa XD) y eso se llevo casi toda mi tarde, no estuvo tan mal.
Mientras duro la luz me puse a leer “sangre de tinta” y cuando se acabo intente leer un rato a la luz de las velas… bueno, de la vela, ya que solo tengo 1.
Me pregunto como los personajes de estos libros que tanto me gustan siempre leen bajo la luz de las velas, las llamas de las velas son hiperactivas y les gusta moverse aunque no haya viento dentro de tu cuarto, hacen bailar las palabras y todas las sombras… es difícil leer así.

Mas tarde no recordaba cual era mi horario para la escuela, y prendí la lap para copiarlo a mi libreta… sin luz, mi compu no se conecto a mi red como normalmente haría… y salió la ventanita de opciones.

Ahí en medio de varias redes, se encontraba la cosa más bella que mis ojos podían haber imaginado…. Una red… sin candado.

Después de que mi lap muriera, le rogué al dios de las pilas que mi DS estuviera cargado (ya tenía un buen rato que no lo jugaba).
En vacaciones estuve platicando con mi amigo John, el estaba jugando chrono trigger, yo lo tengo y nunca lo termine porque me trabe en algún lado…
Afortunadamente si tenía pila, así que bueno, ya saben que me puse a jugar.



Al día siguiente (mi primer día de clases) cargué con la lap y la cargue en la escuela, para tener entretenimiento en mi casa, con el internet de los vecinos.
Fui a CFE a pagar la luz y aunque considere que ese mismo día la luz igual y no regresaba, al día siguiente estaría ahí.

Pues no.

Martes. De nuevo fui a la escuela, fui feliz, salí a las 3pm, me moría de hambre y corrí a mi casa… al llegar prendí el switch más cercano a la entrada… nada…
“es temprano” – me dije – “seguro que en la tarde ya me reconectan”.
Como a eso de las 5 comenzó a llover… perdí todas mis esperanzas… afortunadamente mi ds tenía pila y mi lap también le quedaba como la mitad. Lo pude sobre llevar.

Miércoles. (hoy) Me levante temprano y fui a las 8am a CFE, esta vez para quejarme aún que no tenía luz. La señorita me dijo que no sabía porque aún no me reconectaban cuando checo mis datos, pero que seguramente hoy lo hacían, cuando insistí con cara maniática de “¿y que tal si no?” me dijo que tenía que ir a otra sucursal, que según ahí se encargan de reconectar las líneas y eso.
Me fui a la escuela, confiadísima de que HOY ya tendría luz al regresar a mi casa.
“definitivamente no pueden seguir torturándome así”
si, si pueden.



Llegué a mi casa ya tarde porque fui a ver unas cosas de las practicas, a imprimir otras cosas, etc. Pero cuando llegué y vi que la luz aún no encendía me entristecí un poco… pero me dije a mi misma “no te preocupes, aún te quedan unas 100 hojas de sangre de tinta, eso servirá mientras dure la luz, cuando se acabe aún le queda pila a tu DS”
Pero no, mi DS me duro como una hora (después de 3 días jugándolo esta muy bien). Y entonces fue que me decidí a salir a Musa, mi café predilecto, para poder cargar mi lap. Cuando me subí a la micro le mande un mensaje a mi bro Hugo, que si me alcanzaba a lo cual me respondió “estoy atrapado en la uni, ya para la otra” unos minutos después comprendí el críptico significado de sus palabras.

Comenzó a llover muy fuerte, y recordé como las calles del centro se inundan en segundos… no me iba a arriesgar a ir tan lejos de mi casa y no poder llegar al café o después regresar hasta la parada. Detuve la micro enfrente de una plaza que queda cerca de mi casa, y solo con correr adentro termine mojada del pantalón y de mi chaleco (y las mangas de mi sudadera).



Me instale en un italian coffee, donde estoy escribiendo esto ahora, y el sonido de la lluvia y los truenos me hicieron temer un rato que se fuera la luz incluso aquí adentro… pero al parecer la vida no es tan mala, porque no se ha ido y al parecer la lluvia ya se calmo.

Y mientras se carga mi pila, al menos sé que al regresar a mi casa, le podré robar internet a los vecinos.



Lo que paso al final.

Jueves, ¿recuerdan esa otra sucursal que mencione? Milly me dijo donde estaba y que micros tomar. Tan pronto salí de la escuela fui a confrontar a más empleados de CFE. De nuevo no sabían que onda, me dijeron que se había registrado mi pago, pero no que necesitara una re-conexión… y me dijo “hoy mismo se la reconectan”. Ese día fui por pizza con unos amigos de la prepa, y cuando llegué a mi casa como a las 10pm, aún no tenía luz.

Viernes, ya no sabía que hacer, y no sabia a donde más ir, así que decidí llamar por teléfono. Para esto, el teléfono de mi casa es eléctrico, lo que significa que si no hay luz, tampoco hay teléfono.
Así que hablé desde los teléfonos de monedas que hay frente a mi escuela, le sorprendería la cantidad de gente que usa esos teléfonos incluso hoy en día, o quizá era un mal día para muchas personas…
Esta señorita me dijo que tratarían de reconectarme lo más pronto posible, a estas alturas ya no creía en ellos, pero bueno…
Llego la noche y yo seguía sin luz.
Sábado, me levante temprano y aún no tenía luz, me puse a jugar en lo que se calentaba el agua, me bañe y cuando me disponía a salir para acampar en un café todo el día… La luz… LA LUZ de la cocina estaba encendida.
Y ese sábado, fue el día más bello de mi vida… bueno no el más bello, pero fue genial.

3 comentarios:

Pablo Cabañas dijo...

Toda una odisea por la falta de luz, será mejor que estemos al corriente de la corriente (ay, hasta se leyó muy poético).
Saludos.

NiFeL dijo...

jaja uno normalmente no aprecia las cosas como el agua o la luz hasta que ya se acava o nos la cortan.

El Gato Negro company dijo...

Pablo
jaja si, jamas en la vida dejare que se me pase otro recibo.

Nifel.
La verdad si D=